miércoles, 5 de junio de 2013

Causas y Consecuencias de la Contaminación Sonora

Se llama contaminación acústica o de sonido (o contaminación auditiva) al exceso de sonido que altera las condiciones normales del ambiente en una determinada zona. Si bien el ruido no se acumula, traslada o mantiene en el tiempo como las otras contaminaciones, también puede causar grandes daños en la calidad de vida de las personas si no se controla bien o adecuadamente. Por este motivo, algunos han llegado a llamarla "contaminación invisible"
En definitiva, la contaminación sonora es el producto del conjunto de sonidos ambientales nocivos que recibe el oído.
Las principales fuentes de contaminación acústica en la sociedad actual provienen de los vehículos de motor que se calculan en un casi 80%, el 10% corresponde a las industrias, el 6% a ferrocarriles y el 4% a bares, locales públicos, pubs, talleres industriales, étc.

Existe una diferencia entre sonido y ruido:
Sonido: es el conjunto de vibraciones que pueden estimular el órgano del oído.
Ruido: perturbación sonora, periódica, compuesta por un conjunto de sonidos que tienen una amplitud que produce una sensación sonora desagradable al oído.
Una intensidad de sonido mayor a 65 decibeles (la unidad en la que se miden los sonidos) afecta el sistema auditivo humano. Cuando un sonido pasa los 120 decibeles se considera que esta por encima del Umbral del Dolor.

Gráfico sobre las principales causas de la contaminación acustica urbana


Determinar las fuentes de la contaminación sonora es un trabajo minucioso y complejo, pero en los entornos urbanos se puede definir al tráfico como la causa fundamental de la contaminación acústica.
El ruido del tráfico perturba distintas actividades, interfiriendo con las comunicaciones, perturbando el sueño y la relajación, y crean estados de tensión que pueden generar una enfermedad de tipo nervioso o cardiovascular. La planificación urbana debe tener en cuenta al tráfico y las molestias que ocasiona para poder generar proyectos que reduzcan su impacto. La contaminación acústica producida por el tráfico se ve influenciada por la velocidad del tráfico, la intensidad del mismo,
la presencia de obstáculos en la trayectoria de propagación., la cobertura vegetal del terreno, la fluidez del tráfico, etc.
Otra causa del ruido son los aviones cuyo impacto no se limita solamente a los aeropuertos si no que afecta a una gran parte de las zonas urbanas y rurales. La proliferación de aeropuertos, el aumento del número de personas que utilizan con frecuencia este medio de transporte y la generalización de su uso en el movimiento de carga, han producido un aumento en el tráfico aéreo a lo largo de estas últimas década.
Los ferrocarriles ocasionan problemas, principalmente en los más países desarrollados donde han proliferado los trenes de alta velocidad. Los subterráneos, aunque ayudan a reducir los daños, no son una solución al problema: ocasionan vibraciones en los edificios, el ruido llega a la superficie, etc.
Algunas actividades comerciales se han convertido en fuentes de contaminación acústica (bares, discotecas) por lo que se deben imponer cada vez más restricciones y normativas para proteger al ciudadano del ruido.
En algunas aéreas se produce el "ruido industrial" causado por maquinas. En general, este ruido se caracteriza por presentar altos niveles de presión o ruidos de alta intensidad y corta duración. También presenta ultrasonidos, infrasonidos y vibraciones. Las obras públicas y la construcción son una importante causa de este problema, siendo el blanco de muchas quejas de los residentes de las ciudades.


Rain Man esta cansado de la contaminación sonora


La contaminación acústica tienen diferentes consecuencias, aquí algunas de las más importantes:

    Problemas hormonales
    Falta de concentración t/o insomnio
    Problemas de aprendizaje
    Aumento constante del stress
    Síndrome de depresión
    Problemas de afonía y disfonía
    Problemas cardiovasculares
    Fatiga auditiva
    Hipoacusia y/o sordera

La sordera provocada por el ruido ambiental es conocida como socioacusia. Cuando una persona se expone prolongadamente a un nivel de ruido excesivo comienza a notar un silbido en el oído. Generalmente los daños producidos no son permanentes aunque si la exposición al ruido no cesa, las lesiones son definitivas.
Los ruidos también interfieren con la comunicación oral. El cerebro tiene que discriminar entre las fuentes del ruido y la conversación y muchas veces se pierde su sentido. En oficinas, escuelas y hogares, las interferencias en la conversación son una importante molestia.
La contaminación sonora también puede causar estrés (esto varia de persona a persona).

Estos son los efectos psicopatológicos de la contaminación sonora:

Con más de 60 decibeles
-Se dilatan las pupilas
-Agitación en la respiración y taquicardia
-Aumento de la presión arterial y dolores de cabeza
-Los músculos se tensan, sobre todo en el cuello y la espalda

Con más de 85 decibeles
-Gastritis o colitis
-Aumento del colesterol.
-En personas con problemas cardiovasculares, los ruidos pueden llegar a provocar un infarto
-Aumenta la glucosa en sangre (en diabéticos esto puede ocasionar problemas graves)

La contaminación acústica también genera problemas de atención, conducta y memoria e incluso algunos han postulado que podría afectar a las embarazadas.


FUENTES:  
http://www.oni.escuelas.edu.ar/
http://www.ecologismo.com/
http://www.mundosinruido.es/
 http://www.clarin.com/buena-vida/vida-eco/Contaminacion-auditiva-dia-peor_0_907109493.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada